Cristo Yacente

La actual imagen del Cristo Yacente, realizada en el año 1950, es obra del escultor valenciano D. Vicente Tena Cuesta, quien gracias a ella consiguió el primer premio nacional de imaginería en Valencia.

Su trono procesional se realiza también en el año 1950, de estilo barroco, siendo este obra de nuestro cofrade D. Jesús Castellanos Gómez. Diseñado como un catafalco de dos cuerpos, custodiado en sus esquinas por cuatro ángeles. De fondos marmolizados y molduras y tallas en oro fino. Y se confeccionan las primeras túnicas blancas con distintivos rojos.

En 1.960 se encarga a los Talleres de Arte Religioso Santarrufina, de Madrid, la confección del estandarte de seda blanca bordado en oro fino, con la imagen al óleo del Cristo Yacente.

Las nuevas túnicas de nazarenos del Santo Sepulcro se encargan en el año 1.982, siendo estas confeccionadas en raso blanco, con capuz y capa del mismo color y botonadura, fajín y cruces, distintivo de la Cofradía, en rojo.

En 1989 se procede a la restauración de la imagen del Cristo Yacente. Para ello se contacta con el que fuera su creador D. Vicente Tena Cuesta, quien con gran emoción, al recordar, su obra nos informa de la imposibilidad de llevar a cabo esta restauración debido a su avanzada edad. Finalmente se encarga el trabajo al escultor murciano D. Antonio Labaña Serrano.

Aprovechando la restauración que precisaba el trono, trabajo que realiza en el año 1.994 el escultor del pueblo vecino de Socuéllamos D. Santiago Lara Molina, se procede a sustituir las ruedas con las que hasta entonces se desplazaba, por varales interiores para ser portado por 24 anderos.

Así procesiona hasta el año 2000, procediéndose a modificar sus varales interiores, sacándolos al exterior del trono. De este modo se pasa de los 24 anderos, a los 56 cofrades que lo portan gracias a sus cuatro nuevos varales.

Desde tiempos remotos, el Cristo Yacente ha ido escoltado por miembros de la Guardia Civil, y como muestra de agradecimiento la Cofradía nombra en el año 1995 Cofrade de Honor al Acuartelamiento de Villarrobledo.

La imagen del Cristo Yacente, titular de la Cofradía, es una de las más veneradas de nuestra localidad, dato significativo es los más de dos mil penitentes y devotos que, por los más diversos motivos, le acompañan en la noche del Viernes Santo. Es sobrecogedor el silencio que rodeo al paso del Cristo, tan solo roto por el sonido del arrastrado de las gruesas cadenas que atadas a sus pies llevan los penitentes. Es tal la emoción que provoca esta procesión que ya D. Agustín Sandoval lo reseñara en su libro “Historia de mi Pueblo”.

Han sido capataces de trono los siguientes cofrades: D. Amador Ruiz Carrascosa, D. José Luis Martínez Carrascosa y, actualmente, D. Antonio Caballero Martínez.